DHColombia
Portada del sitio > Opinión > 60 AÑOS DE INCUMPLIMIENTO A LA DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS (...)

Editorial

60 AÑOS DE INCUMPLIMIENTO A LA DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

Por Nomadesc, y otros

Lunes 15 de diciembre de 2008

JPEG JPEG

COLOMBIA
60 AÑOS DE INCUMPLIMIENTO A LA DECLARACION UNIVERSAL
DE LOS DERECHOS HUMANOS

 

“Montada está la escena; plena la audiencia. Aquí, sobre las escalinatas, frente a los templos, bajo los palacios y con el río ciñendo mis lomos. Una gran audiencia humana que espera, sorbiéndose los labios amargos y restregando coléricamente uno contra otro los nudos de las rodillas, el proceso, la acusación y la condena de sus ubicuos verdugos.”
EL SUEÑO DE LAS ESCALINATAS, JORGE SALAMEA.
Santiago de Cali, diciembre 10 de 2008. 

Hoy el mundo conmemora 60 años de la declaración Universal de los derechos humanos, sin embargo en Colombia, en el sur occidente y en el Valle del Cauca no tenemos nada que celebrar. Para nuestro país y nuestra región han sido seis décadas de oprobio, vejámenes e implementación de los más crueles crímenes que se hayan registrado en el mundo, crímenes de lesa humanidad amparados por la más absoluta impunidad. En la retina de los colombianos, ha quedado grabada la acumulación de hechos inhumanos y degradantes que dejó la violencia de los años cincuenta, los desmanes de la fuerza pública de los años 70 y 80, la mafia en el poder y los Crímenes de Estado de los 90 y los de esta nueva década.

La esquizofrenia del poder ha cubierto de cruces todo el territorio nacional a nombre del Terrorismo de Estado que nace en las mas altas estructuras del ejecutivo amparado en el legislativo y judicial de diferentes maneras y en distintas épocas de la historia; valiéndose para ello de métodos abiertamente violatorios a los derechos que defiende la Declaración Universal. Sesenta años después de su promulgación el menosprecio de los derechos humanos en Colombia continúa originado actos de barbarie y ultrajes para la conciencia de la humanidad. Vasta con detenerse en los crímenes de estado a los que este gobierno ha querido llamar falsos positivos, para tocar la esencia misma de un estado compacto que defiende sus intereses al más alto costo: Arrasar la vida humana.

Más de 955 ejecuciones extrajudiciales, en los últimos 5 años atribuibles directamente a la Fuerza Pública, 200 de ellas cometidas de junio de 2006 a junio de 2007, no pueden ser un error de miembros aislados del Ejército. Los crímenes en Guitarrilla, Soacha, Jamundi, Huila, Bajo Ariari, Antioquia, Valle del Cauca, Cauca y toda la geografía nacional hacen parte de una política de estado que se vale de mentiras repetidas por los medios de comunicación para que finalmente el gobierno pose de victima ante la comunidad internacional. El engaño al pueblo colombiano y a la comunidad internacional, la guerra mediática que encubre a los criminales, mantiene en el letargo al país y al mundo con el único fin que se elija y reelija a los autores intelectuales y materiales de miles de crímenes cometidos en Colombia.

A la sociedad colombiana se le dispara ya no solo con las balas de los ejércitos privados, grupos paramilitares, fuerza publica, sino también desde los medios de comunicación masivos; las mentiras construidas desde los pasillos de la Casa de Nariño y la urgencia de este gobierno por mostrar resultados, ha arrasado miles de vidas de hombres y mujeres laboriosos, aguerridos y valientes.

Las altas esferas de la política nacional e internacional y los intereses de los estados mantienen en el poder a un mandatario que lidero desde su curul en el Congreso de la Republica y en la Gobernación de Antioquia la conformación Cooperativas Rurales de Seguridad, más exactamente grupos paramilitares. Inspirador de las mas retardatarias normas laborales, el mismo que lleva adelante una política económica que favorece intereses multinacionales y se vale de ellos para que financien estructuras armadas que han dejado tapizado de muertos las zonas mas ricas y fructíferas del país, y que hoy en medio de su reestructuración delinquen bajo los nombres de Nueva Generación y Águilas Negras.

Celebrar los 60 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, seria tanto como aplaudir que el Gobierno Nacional pase por encima los acuerdos y convenios firmados con la comunidad internacional, incumpla las recomendaciones de los organismos multilaterales de Naciones Unidas, y de paso seria honrarle el fortalecimiento de su política de guerra.

El conflicto social y armado en Colombia, esta de cumpleaños todos los días del año. A diario debemos conmemorar, la desaparición forzada, el asesinato, la detención arbitraria, la masacre, el desplazamiento forzado de un amigo de un compañero de un hermano. Los hijos e hijas del conflicto, las nietas y nietos, los hermanos y hermanas, los sobrinos y sobrinas, las esposas y esposos, las madres y padres y el pueblo colombiano se viste de luto a diario a cuenta de quienes deliran la guerra, los mismos que siguen empecinados en la solución armada al Conflicto. Los autores intelectuales y materiales de la muerte de don José Orlando Giraldo en Yumbo, los que le segaron la vida a Jhonny Silva en el Campus Universitario de la Universidad del Valle, los mismos que dispararon contra la vida de Erika, Julián y William. Aquellos que sembraron el terror en el Naya, Cisneros, Trujillo, Buga, los que se apoderaron a sangre y fuego de los recursos naturales de Suárez, Buenos Aires y Morales en el Cauca.

Los que han atacado con barbarie las mas recientes y justas protestas de los corteros de caña, dejando mas de 40 heridos graves, los que con su acción desmedida y sangrienta arremetieron contra la Minga Social y Comunitaria dejando 1 muerto, 122 heridos, 8 casas arrasadas en la Maria Piendamo y 2 muertos más en Villa Rica. Los mismos responsables de la de la vida durante estas seis décadas en el Magdalena Medio, Uraba, Sur de Bolívar, Arauca, Antioquia, Tolima, Catatumbo, Meta, Huila y de todo el territorio de norte a sur de oriente a occidente.

Los autores de la ley del despojo, del código minero, de las Cooperativas de trabajo asociado, los que han subastado los bosques, los paramos, el agua, el oro, el petróleo. Quines hoy destinan sus esfuerzos a la privatización de la educación, de la salud y los servicios públicos, ellos, los mismos que redactaron el Plan Colombia, el Plan Patriota, el Plan Puebla Panamá, el TLC. Los diseñadores de los megaproyectos, quienes redactaron el Plan Nacional de Desarrollo que se impone en contra de los derechos de las comunidades.

El desconocimiento a la defensa de la libertad, la justicia y la paz, por parte de los diferentes gobiernos en Colombia, ha dejado como resultado recomendaciones en algunas oportunidades muy tenues en los 63 periodos de Sesiones de las Naciones Unidas. Recomendaciones que hasta hoy no se han cumplido y a las cuales se debe hacer un riguroso seguimiento por parte de la comunidad internacional. El mundo no puede seguir aceptando como respuesta que el máximo comandante de las Fuerzas Militares en Colombia, ALVARO URIBE VELEZ y su subalterno JUAN MANUEL SANTOS manifieste cada que se comete un Crimen de Estado que han sido engañados. El mundo debe asumir una postura ética y de defensa de la vida dejando un claro precedente de su responsabilidad.

Señores de Naciones Unidas, señores de la OEA y la OIT, compañeros y compañeras de la comunidad Nacional e Internacional, lamentamos decir que hoy los colombianos no tenemos nada que celebrar, nos queda éticamente imposible festejar los 60 años de la declaración Universal de los derechos humanos. Hoy nuestro compromiso con el pueblo colombiano es continuar esta larga lucha por la Verdad la Justicia y Reparación de las Victimas de los Crímenes de Estado.

Hoy nos podemos comprometer a continuar la lucha por la dignidad de los pueblos, a seguir adelante con el fortalecimiento de las comunidades, a implementar desde los distintos saberes de nuestro pueblo el derecho a la autonomía, a la soberanía, el respeto a los derechos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y de medio ambiente al fin y al cabo es el legado que nos han dejado las miles de victimas de este conflicto en Colombia. La única posibilidad de defender los derechos humanos es organizarnos para resistir con dignidad y llevar algún día a los estrados judiciales nacionales e internacionales a los responsables de tanta barbarie.

Asociación para la Investigación y Acción Social Nomadesc

Corporación Jurídica Utopía

Campaña Nacional e Internacional de Derechos Humanos contra la privatización, la Corrupción, la Penalización de la Protesta Social y la impunidad.
Prohibido Olvidar

Comentar este artículo

Telesur Movice Noche y niebla Indymedia Prensa Rural Javier Giraldo San José de Apartadó

Casos DDHH


Contacto

Utilice este formulario para contactarnos o para inscribir su correo electrónico a nuestra lista de suscriptores:


Financiado por:

FOS-Colombia

Fondo para La Sociedad Civil Colombiana por la Paz, los Derechos Humanos y la democracia.

Iniciado por ASDI, administrado por Forum Syd*

*Los análisis y opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente las opiniones de quienes apoyan esta publicación.

|SPIP | Intranet | Chat| Espacio privado |